Cómo proteger la cerradura en invierno

Quizás nunca pensamos acerca de la importancia que pueden tener las cerraduras, cómo estas piezas tan pequeñas pueden cumplir un rol de responsabilidad tan grande en una casa, prestar el servicio de protección para nuestras pertenencias, incluso nuestra propia vida y la de los nuestros.

Estas piezas, al igual que cualquier otro elemento que se utiliza con regularidad, requieren algunos cuidados, para evitar que se deterioren en poco tiempo y puedan cumplir su importante función de seguridad en nuestros hogares u oficinas.

Qué efecto tiene el frío sobre las cerraduras

El frío del invierno puede ser considerado extremo, entre la humedad y la temperatura, pueden influir de manera considerable en el buen funcionamiento de las cerraduras, en especial porque las cerraduras suelen estar elaboradas en un material metálico, el cual absorbe el frío de manera inmediata.

Debido al frío y la humedad, uno de los principales problemas que del frío que reconoce cualquier cerrajero, es que las cerraduras pueden congelarse, y la principal consecuencia de esta situación, es que al intentar abrir la puerta de manera brusca, lo que puede conseguir es quebrar la llave.

Para evitar esta situación, debe considerar algunas sugerencias.

Tips para proteger sus cerraduras en invierno

Existen algunas recomendaciones que puede confirmar con su cerrajero de confianza, pero pueden ser aplicadas a sus cerraduras, y así impedir que estas se congelen.

Lubricarlas con aceite, éste forma una capa protectora que cubre las partes metálicas, así se evita que la humedad sobre pase las piezas de la cerradura y las congele. En caso que esa puerta sea muy transitada, debes aplique aceite una vez al mes.

Mantener las cerraduras limpias, lejos de acumulación de polvo, de esta manera podrá tener la certeza que la cerradura no se atascará durante el extremo frío del invierno.

Impedir que la humedad y la nieve tengan contacto con las cerraduras, por lo que es necesario realizar mantenimiento a la parte exterior de la vivienda con regularidad.

Respecto a los automóviles que se queden afuera durante el tiempo de invierno, deben ser cubiertos con una lona, así podrá evitar que la humedad penetre en las instalaciones del coche, entre ellas la cerradura, a la cual también debe realizar un mantenimiento preventivo con aceite y así pueda mantenerla lubricada y protegida.

Algunos automóviles tienen protección en los cilindros para el polvo y la humedad que bloquea el acceso directo de la suciedad y protege el cilindro de la lluvia, pero es necesario revisar con frecuencia, porque si está roto, es recomendable reemplazarlo, debido a que no cumple la función.

Para las cerraduras de las casas, la clave es mantener el bombín bien protegido, evitar la acumulación de agua, y mantenerlo limpio muy seco para evitar que se congele.

Al momento de lavar el auto puede aplicarle un multiuso ya que esto desplazara la humedad y así evitar que se congele.

Un desinfectante para las manos te ayudará abrir la cerradura congeladas.

Una idea para que la cerradura no se congele, es cubrirla con cinta aislante, de esta manera evitarás que el agua entre en la cerradura y se congele.